¿Qué es la neumonía?

La neumonía es una infección pulmonar grave. Muchos casos de neumonía se deben a bacterias o virus. Los hongos también pueden causar neumonía, pero es menos frecuente.

También puede contraer neumonía después de otras enfermedades, como resfriado, gripe o bronquitis. Las personas en riesgo incluyen los niños, la gente mayor, los fumadores y las personas con problemas de salud de largo plazo (crónicos) o con sistemas inmunitarios debilitados.

Bronquiolos y alvéolos con acumulación de mucosidad e inflamación debido a la neumonía.

Pulmones sanos

  • El aire entra y sale de los pulmones a través de unos conductos llamados vías respiratorias.

  • Estos conductos se ramifican en conductos más pequeños, llamados bronquiolos. Estos terminan en sacos minúsculos llamados alvéolos.

  • Los vasos sanguíneos que rodean los alvéolos llevan el oxígeno al torrente sanguíneo. Al mismo tiempo, los alvéolos eliminan el dióxido de carbono (un gas de desecho) de la sangre. El dióxido de carbono es expulsado al espirar el aire.

Cuando tiene neumonía

  • En una neumonía, los bronquiolos y los alvéolos se llenan de mucosidad y se inflaman.

  • Su cuerpo probablemente responderá con tos. Esto puede ayudar a eliminar el líquido.

  • El líquido (mucosidad) que usted tose puede tener un aspecto verdoso o amarillento oscuro.

  • El exceso de mucosidad puede provocar falta de aire.

  • La inflamación y la infección pueden producir fiebre.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas de la neumonía pueden ocurrir sin aviso previo. Al principio, puede pensar que tiene un resfriado o gripe, pero los síntomas pueden empeorar rápidamente y convertirse en una neumonía. Los síntomas de la neumonía por bacterias pueden ser distintos a los de la neumonía causada por virus. Los síntomas comunes pueden incluir los siguientes:

  • Tos muy fuerte con moco verde o amarillo que no mejora o que empeora

  • Fiebre y escalofríos

  • Náuseas, vómitos o diarrea

  • Falta de aliento cuando realiza actividades diarias normales

  • Aumento de la frecuencia cardíaca

  • Dolor o malestar en el pecho al respirar o al toser

  • Dolor de cabeza

  • Transpiración excesiva y piel húmeda

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.